miércoles, marzo 12, 2008

IT IS IMPOSSIBLE TO FIND A PAIR OF SAME SOCKS IN MY ROOM ANYMORE


Zapatero celebra la victoria junto a su mujer frente a la multitud de la calle Ferraz (Elpais.com)

Luis Emaldi: CELEBRANDO UNA VICTORIA DESEADA

LA FIESTA EN LA CALLE

Bajando a pie por la Gran Vía madrileña en camino a la calle Ferraz, con tan solo la mitad de los votos escrutados, se le atribuye por ahora la victoria al PSOE. Tres jóvenes caminan con ansias hacia la sede del PSOE ondeando la bandera del arco iris (símbolo de los homosexuales) y gritando “¡Zapatero presidente!”, que “España es socialista”, que “Vuelve el espíritu del 86” y preguntando dónde está la niña de Rajoy. La victoria les parecía ya inminente, y al coordinador de la campaña de los socialistas, José Blanco, también cuando minutos antes declaraba que habían ganado las elecciones.
Subiendo calle Princesa, las personas que portaban banderas del PSOE se multiplicaban, y la alegría era visible en sus rostros. Desde arriba de la calle que daba a Ferraz se oía ya a la multitud congregada frente a la sede del partido socialista. Se divisaban ya la gente ondeando sus banderas rojas y justo en ese momento la vicepresidenta del Gobierno, Fernández De La Vega, daba nuevos resultados que seguían atribuyendo la victoria a Zapatero. Los cientos de personas que se habían acercado a celebrar la pronosticada victoria seguían la comparecencia a través de las pantallas gigantes que se habían instalado para la ocasión. Acto seguido, el ministro del interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, daba los resultados por comunidades de los votos con un 75% escrutados. Pero poco parecía importarles ya lo que decía, la gente ya había ganado. Aplaudían, cantaban y un hombre empezó a gritar “¡Nunca más Partido Popular!”, enseguida el resto de los asistentes le siguieron y se pusieron a gritar lo mismo. Al rato, el mismo hombre vuelve a empezar “¡Es socialista, la niña de Rajoy!”. El ambiente emanaba alegría, la gente gritaba de todo, las banderas rojas inundaban el panorama, pero también se veían banderas españolas, Andaluzas y del arco iris, al igual que una bandera de Portugal y una de Venezuela. Había tanta gente junto al número 70 de la calle Ferraz, que era casi imposible adentrarse en la sede del PSOE. Cuando ya me estaba acercando a la puerta de la sede, el mismo hombre de antes grita, enseguida acompañado en coro por sus centenares de compañeros “¡Es de la COPE el que no bote!” y todo el mundo salta, obligando a uno mismo a saltar, si no quiere que le aplasten los pies entre todos.
LA FIESTA DESDE DENTRO
Con paciencia, y aguantando empujones, pisotones y dejándome llevar por la corriente de la gente conseguí entrar. La verdad es que se estaba mucho mejor ahí dentro, no estaba tan abarrotado como en el exterior. La mayoría de los presentes eran periodistas, reporteros de televisión, fotógrafos y gente brindando con cava. Se sigue oyendo desde dentro a la multitud gritando afuera, una mujer abraza a una compañera casi llorando “¡Hemos ganado mi amor! ¡Hemos ganado otra vez!”. Hay un montón de gente alrededor de una puerta desde donde seguramente saldrá alguien en breves. Todos los medios de comunicación se amontonan alrededor de un hombre cuya cara no veo. Los medios de comunicación controlan por completo el panorama y es imposible hacer preguntas a nadie. Lo único que llega a responder la gente a mis preguntas es “¡qué gran noche!” o “lo siento no puedo hablar en este momento”, ni siquiera la reportera de Sé lo que hicisteis ahí presente puede hablar con el portavoz del PSOE, Diego López Garrido que se le escapa diciendo que tiene que atender a todos los medios de comunicación.
ESTALLA LA EUFORIA EN FERRAZ
De repente irrumpe en la sala música, los aullidos de la gente retoman potencia y se rompen en aplausos. Las pantallas de televisión colocadas por toda la sala muestran un mensaje “¡ZAPATERO PRESIDENTE!”, “GRACIAS”. Entonces toman conexión en directo con lo que sucede fuera y se le ve a José Luis Rodríguez Zapatero subiendo al escenario a paso ligero, con la mano alzada y con una sonrisa de oreja a oreja. Todo el mundo se abalanza hacia la puerta, pero nos quedamos todos atascados justo en la salida, imposible ir más lejos o retroceder. La multitud en frente no para de aplaudir, vitorear al candidato, el hombre no puede hacer nada más que dar las gracias para calmar a los madrileños. El candidato del PSOE por Lugo, José Blanco se ve obligado a intervenir y pide a la gente que “Dejen hablar al Presidente y luego lo celebraremos”. La gente aplaude de nuevo. La gente a mi alrededor intentan alargar sus cuellos para poder llegar a ver al héroe de la noche. Más que una celebración de un acto político esto parece un concierto. Una señora se me acerca y me pregunta “¿se puede salir por ahí?”, le respondo que no, que lo he intentado y es imposible. Como si no me hubiese oído, la señora me empuja y pasa a mi lado con otra persona, pero enseguida se dan cuenta de que no pueden salir…Entonces se me pone delante, me tropiezo y me choco contra un muro al que me quedo pegado. Se está mejor así y además como voy a estar de pie un rato, mejor estar apoyado a algo. Entonces se le oye a Zapatero “Hace 4 años, me dijisteis aquí mismo que no os fallara. No lo he olvidado un solo día y me he esforzado por estar a la altura de vuestras exigencias” entonces la gente corea “¡no nos has fallado!”. Una señora de edad bastante mayor, de muy pequeña estatura, que sonríe como si le hubiese tocado la lotería, decide volverse e ir para adentro, pero los cámaras de televisión le increpan porque está empujando. La señora no parece ni siquiera inmutarse de lo que le dicen, “es feliz porque ha ganado ella y todos los españoles” bromea un hombre que ve que me rio ante la escena. Apenas se oye lo que dice Zapatero, pero no importa, lo que importa es intentar acercarse lo más posible al escenario, pero es imposible, no hay movimiento. Contrasta con la alegría de todos los presentes, los pequeños momentos de tensión por culpa de los empujones y demás. Oímos como la gente le pide multitudinariamente al presidente Desde aquí solo vemos la esquina izquierda del escenario, pero tras terminar el discurso, delante nuestro aparece la figura del héroe. La gente extiende sus manos hacia él para saludarle o simplemente poder tocarle como si fuese una divinidad. Rápidamente le perdemos de vista y se marcha por el otro lado del escenario. La fiesta no hace sino más que seguir, la gente saca más botellas de cava y llenan sus vasos hasta arriba, otros sin embargo insisten en intentar salir. Ahora sí, parece moverse un poco la multitud. En unos diez minutos, consigo salir de la calle Ferraz, que tras la aparición estelar del líder socialista ha empezado a ver a la gente marcharse. La alegría reina en las calles cercanas que están prácticamente tomadas por la gente que celebra, los coches pasan bocinando, los caminantes entonces remueven sus banderas, aplauden y gritan. Un joven declara “Ha sido una gran velada. Yo esta mañana tenía mis dudas, pensaba que la gente podría confiarse demasiado y no salir a votar, lo que nos hubiese perjudicado, pero no ha sido así, todo ha ido bien y hemos ganado de nuevo. ¡España es socialista!” y se marcha con sus compañeros cantando. Bajando calle Princesa, se ven más y más coches pasar bocinando y con banderas saliendo de las ventanillas. Se repiten las banderas del PSOE, las de homosexuales y alguna que otra de Andalucía. Dos chicos jóvenes y una chica pasan medio saltando, medio corriendo a mi lado gritando que “hoy ha ganado la libertad”. Han sido cuatro años de crispación y discordia en lo más alto de la política española. La campaña ha estado reñida, la gente ha seguido los debates masivamente y aunque no faltó la mancha de ETA, los ciudadanos han ido a votar (aunque menos que en las últimas elecciones). Zapatero ha salido ganador y ha revalidado su victoria de 2004 con menor ventaja que entonces, pero se ha pegado un baño de masas considerable y lleno de alegría con sus simpatizantes. En la calle Génova, de mientras, el líder del PP se felicitaba por sus buenos resultados. Las banderas por Gran Vía esta noche siguen siendo rojas y son gritos a favor de Zapatero los que se oye saliendo de los coches que pasan a toda velocidad.
Al final las elecciones se han saldado con unos resultados soprendentes en cierto modo. IU se queda con tan solo 2 diputados por lo que su secretario general Gaspar Llamazares ha dimitido. ERC también han visto se ha visto afectada negativamente perdiendo 5 diputados respecto a los anteriores comicios. El PP y el PSOE consolidan su posiciones como grupos parlamentarios mayoritarios ganando 6 y 5 escaños respectivamente. El PSOE obtiene por lo tanto 169 escaños para gobernar.
Asike eso chicos, que nos tocan 4 años más de cejitas, que en lo malo malo, al menos no es el tio ese con su NIÑA de los cojones.

1 comentario:

poki's Fan Club dijo...

FUCKING AWESOME POKI!!

I don’t know if I want to fuck you or pack you in a bong and smoke you...